swe_traitement_thermique_cable_metal

Materiales y tratamientos superficiales

¿Qué es el tratamiento superficial, ¿cuál es su función y cuáles son sus ventajas?

El tratamiento superficial permite realizar modificaciones controladas en las propiedades del material, en la capa superficial de la pieza (revestimiento). Hay que tener en cuenta que el tratamiento de los materiales debe adaptarse al ámbito industrial de uso. 
Así, las superficies de las piezas finas pueden especializarse para adaptarse a las diferentes necesidades de la industria, utilizando diferentes tipos de procesos como:

  •  tratamientos térmicos y termoquímicos,
  •  recubrimiento de superficies (proyección térmica  a llama, plaqueado, revestimiento, galvanización, etc.),
  • tratamientos mecánicos (por ejemplo, granallado, funcionalización por láser, etc.)
  • o activaciones superficiales mediante plasma. 

¿Qué es el tratamiento superficial? 

El tratamiento superficial es un conjunto de aplicaciones cuyo objetivo es modificar las propiedades químicas y mejorar las propiedades mecánicas y físicas de las piezas acabadas, cambiando su composición o la estructura de las capas más externas. Esto permite mejorar varios tipos de propiedades de las piezas, como:

  • la dureza, 
  • la resistencia a la corrosión y al desgaste, 
  • aspectos estéticos (color, brillo, etc.), 
  • la rugosidad,
  • la mojabilidad o hidrofobia. 

 Los tratamientos térmicos y termoquímicos forman parte de los tratamientos superficiales de los aceros, las aleaciones de cobre y muchos otros tipos de aleaciones metálicas. 
El cambio de las propiedades de la superficie tiene lugar en hornos especiales, en los que se expone la pieza a diferentes ciclos de temperatura (fase de calentamiento, fase de mantenimiento, fase de enfriamiento) y en una atmósfera gaseosa de naturaleza específica.

¿Cómo se pueden verificar los cambios conseguidos?

Para comprobar y medir el cambio de las propiedades de la superficie tras el tratamiento, hay que realizar dos tipos de análisis: 

  • no destructivo: por ejemplo, análisis visual del aspecto externo, medición colorimétrica, defectos visibles, etc., 
  • destructivo: medición de la dureza, la resistencia al desgaste, la resistencia a la corrosión o el análisis de la estructura y la composición del metal mediante microscopios ópticos o electrónicos de barrido.

Para ello, se toman muestras de las piezas acabadas y se fabrican piezas de prueba que se envían al laboratorio de investigación.
En los casos más complejos, o cuando se requiere la validación del cumplimiento de las normas internacionales, las piezas se envían a laboratorios certificados donde un equipo de científicos o ingenieros especializados realizan y validan los análisis. 

En el caso de los centros de investigación que desarrollan nuevos tipos de tratamiento superficial, los análisis pueden ser muy amplios y abarcar diversos ámbitos, como:

  • análisis de la interfaz,
  •  caracterizaciones de la interfaz, 
  • o análisis de las características fisicoquímicas (química de los sólidos, aspecto, fenómenos de interacción, absorción de energía, etc.). 

No dude en ponerse en contacto con Air Liquide para cualquier asesoramiento relativo a los tratamientos superficiales, en particular los tratamientos térmicos y los diferentes gases a utilizar, así como los diferentes gases de análisis para los centros de investigación o los laboratorios industriales.

¿Tiene alguna pregunta sobre los materiales y tratamientos superficiales? Rellene nuestro formulario de contacto

Nuestros expertos le responderán en menos de 24 horas
privacy