Reducir las emisiones derivadas de la combustión en los hornos es factible cuando se sustituyen gas natural y aire por hidrógeno y oxígeno